¿Cuántas entradas quiere? (+Fotos)

por BETTY LEZCANO ROQUE

Cada año compro las entradas con días de antelación para evitar las largas colas en La Cabaña. Siemprela misma pregunta me pone en apuros, me quedo sorprendida, como si nunca hubiese pensado en eso antes: ¿cuántas entradas compro?

Invariablemente, en ese instante frente al vendedor, comienza una batalla en mi interior por obtener el número justo que equilibre mis deseos de ir todos los días y las posibilidades reales de tiempo libre. ¿Cuantas jornadas podré dedicarle? ¿Será mejor comprar un pase permanente?  ¿Y si le pido luego a algún amigo que me acompañe y resulta que no tiene entrada? Siempre termino comprando más de lo que necesito, por las dudas.

La Feriadel Libro es el evento del año que más me apasiona y el único al que por ningún motivo puedo dejar de asistir. Faltan ya poco para que comience y la ansiedad me invade. Cuando la feria amanece llegan mi navidad, mi verano, mis carnavales. Durante esas jornadas no hay para mí mayor diversión que ir a su encuentro.

Estar ahí el primer día y entrar en cuanto abra La Cabaña sus puertas es mi peregrinación más sagrada. Y como regla invariante compro más libros de los que puedo cargar y menos de los que quiero. Lo cierto es que cada año me esperan apasionantes sorpresas, ya sea porque hay nuevas e interesantes publicaciones o porque en el transcurso del año descubrí títulos o escritores que hasta entonces ignoraba.

La Feriadel Libro es un regalo. Poder llevarse a casa volúmenes de incalculable valor y compartir con importantes escritores son solo algunos de sus encantos. Mientras los pequeños disfrutan de nuevas historietas que los conducen a increíbles universos, otros encuentran esa receta que hace tiempo querían o el clásico de la literatura que tanto añoraron tener.

Hay para complacer a casi todos. Tanto los apasionados a la historia como al deporte, la poesía o la matemática, pueden regresar satisfechos al hogar. Y yo, fiel amante de los libros, despido cada vez la feria como a un amigo que se va de viaje por un año: con una gran nostalgia y enormes deseos que llegue el próximo febrero, y con él la difícil pregunta: ¿Cuántas entradas quiere?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s